top of page

Consejos para enseñar inglés a niños pequeños: cómo hacerlo de manera lúdica y efectiva.


Enseñar inglés a niños pequeños puede ser un desafío, especialmente si no estamos acostumbrados a enseñar a niños muy pequeños (3 a 5 años) y a niños pequeños (6 a 10 años aproximadamente). Muchos profesores de inglés hemos sido capacitados para enseñar a adolescentes y adultos, pero podemos encontrar dificultades al intentar enseñar a niños pequeños debido a no contar con las herramientas y conocimientos necesarios para hacerlo.



A continuación, te presentamos algunos consejos para comenzar a enseñar inglés a niños pequeños:


  • En primer lugar, es importante recordar que los niños pequeños generalmente son motivados por actividades físicas, canciones, historias con personajes atractivos y juegos. Algunos juegos que pueden ser incluidos en la clase de inglés incluyen "Simon Says" y escuchar y hacer la mímica del vocabulario que se esté trabajando. Los profesores pueden utilizar estas actividades para involucrar a los niños en el aprendizaje de forma lúdica y atractiva.


  • En segundo lugar, debemos considerar la utilización de actividades lúdicas y variadas de corta duración para mantener la atención de los niños pequeños, la que usualmente no dura más de 5 minutos. Así también, es importante utilizar captadores de atención (por ejemplo el docente dice “1,2,3” y los estudiantes repiten “Silence please”) y los "brain breaks" (actividades lúdicas no necesariamente relacionadas a la clase en donde los estudiantes puedan moverse y/o jugar) que también son útiles para mantener a los niños motivados y concentrados durante toda la clase.


  • En tercer lugar, es importante adaptar la enseñanza del inglés a los intereses y necesidades de los niños. Los profesores pueden comenzar con el vocabulario más cercano y propio de los estudiantes, como el abecedario, los números, colores y juguetes. Para hacer conexiones más duraderas y lograr que los estudiantes integren el nuevo vocabulario, es importante incluir elementos concretos e imágenes (idealmente reales y no de caricatura) para ayudar a los niños a hacer la conexión entre el concepto y la palabra en inglés.


Por último, la repetición es clave para ayudar a los niños a producir los sonidos deseados. Los profesores pueden utilizar ejercicios de repetición lúdica, subiendo y bajando el volumen de la voz y/o haciendo participar a los estudiantes por grupos o filas, para evitar que la repetición se vuelva tediosa.





En resumen, para enseñar inglés a niños pequeños, es importante utilizar actividades lúdicas y variadas, adaptarse a los intereses de los niños, utilizar recursos disponibles y repetir el vocabulario y las estructuras gramaticales. Al seguir estos consejos, podemos ayudar a los niños a desarrollar sus habilidades en inglés de una manera divertida y efectiva.

Comments


bottom of page